mas

El Agua

Un motor muy importante y sin el que no podríamos llevar a cabo nuestro cultivo, sin duda, es el agua que reciben nuestros árboles.

Con la llegada del invierno se reduce considerablemente el riego de las fincas: temperaturas más bajas, acompañadas de lluvias, que ayudan a conservar la humedad de la tierra. Por ello estos meses se convierten en el momento idóneo para rellenar nuestros embalses y prepararlos para la próxima primavera, època en la que sin duda utilizaremos su agua.

El embalse que observamos en la imagen se llama Subiela y tiene una capacidad para 300.000 m3.

Para que nos hagamos una idea, el agua embalsada en el Subiela es la equivalente a la que cabe en 120 piscinas olímpicas. Y con este agua calculamos que podemos regar unos 50000 limoneros.

Compartir

¡Va de corte!

Después del episodio de lluvias del pasado mes de septiembre se resistía el inicio de campaña, pero como dice el…

Leer más