mas
El Campo Responde Mundosol Quality

Regulación

Este año 2020 se está caracterizando por dejarnos estampas bastante fuera de lo habitual: hemos sufrido una pandemia mundial, las precipitaciones han sido abundantes en todo lo que va de año, y, terminamos el mes de mayo con temperaturas diurnas, sobre todo en las horas centrales del día, más elevadas de lo habitual, propias del pleno verano.

Mientras tanto, a pie de campo…

Los limoneros siguen trabajando sin cesar independientemente de la situación que estemos viviendo, se encuentran en pleno cuaje y engorde del limón.

Debido a las temperaturas que estamos experimentando, la floración está siendo escalonada y este año estamos teniendo un número elevado de capturas de la polilla del limonero (Prays citri). Se trata de un pequeño lepidóptero que realiza la puesta sobre los botones florales del árbol.

Por suerte, el fruto que se encuentra ya formado en los árboles y no tiene riesgos de sufrir ningún daño por esta plaga, aunque puede ocasionar daños en frutos de 2-3 cm. Por lo tanto, no debemos bajar la guardia y prestarle una especial atención, ya que seguimos teniendo árboles en floración y, por tanto, hay que mantener las poblaciones de este lepidóptero por debajo de los umbrales que podrían causar daños.

Uno de los factores que dificulta el control de esta plaga es que no existe actualmente medios de control biológico totalmente eficaces. Pueden existir depredadores espontáneos como es el caso de la Crisopa y otros generalistas.

A punto de cumplir la primera generación para las dos cochinillas más importantes que afectan al cultivo del limón, el equipo de técnicos de campo se encuentra en disposición de preparar el tratamiento, antes que se produzca el cierre de estrella y puedan existir problemas en la segunda generación a principios de agosto. Estamos seguros de que existirá una población elevada del parasitoide himenóptero Aphytis mellinus y consiga controlar la plaga, reduciendo así el número de aplicaciones fitosanitarias.

Buscando alternativas…

Como es habitual, en Mundosol Quality, una vez más, seguimos apostando por la mejora de la biodiversidad. Esta vez apostando por una regulación biológica entre especies de gasterópodos, favoreciendo a la fauna autóctona.

Para ello hemos utilizado piedras a modo de refugio, normalmente, suelen albergar reptiles y todo tipo de insectos, pero no siempre es así. En este tipo de refugios no solo se acomodan reptiles sino también lo pueden hacer especies como Rumina decollata, también conocida como caracola. Esta especie es de gran importancia en esta primavera lluviosa que estamos viviendo en la zona mediterránea ya que la aparición de los caracoles está siendo abundante y puede llegar a afectar, fundamentalmente, a los cítricos más jóvenes.

La Rumina decollata, puede ayudarnos a regular otras poblaciones de gasterópodos que suelen comportarse como plaga en nuestros cultivos. Esta caracola no solo regulará las poblaciones de otros gasterópodos adultos, sino que también eliminará sus puestas, así como también pequeños insectos e incluso anélidos.

Compartir