mas

Propiedades_Limón_

Propiedades del limón

10.10.13

El limón ocupa uno de los primeros lugares entre los frutos curativos, preventivos y de aporte vitamínico. Es, sin duda, un gran eliminador de toxinas y un poderoso bactericida.

Posee vitamina C en abundancia que ayuda a reforzar las defensas del organismo para evitar enfermedades, sobre todo de las vías respiratorias: desde un simple catarro, ronquera o amigdalitis hasta pulmonías, bronquitis, congestiones, gripe, pleuresías o asma.

La vitamina C o ácido ascórbico tiene un gran poder desinfectante y es un gran antitóxico frente a los venenos microbianos y medicamentosos.

También posee una gran cantidad de vitamina P, que es la que se encarga de ayudar a tonificar los capilares y vasos sanguíneos. Es llamada también vitamina de la permeabilidad capilar ya que sin ella los capilares sanguíneos se vuelverían frágiles y podrían romperse con facilidad, provocando pequeñas hemorragias.

Ayuda a cicatrizar heridas de todo tipo, aplicándolo interior y exteriormente.

Minerales

El limón es un fruto muy rico en minerales entre los que se destacan potasio, magnesio, calcio y fósforo, también contiene aunque en menor cantidad sodio, hierro y flúor. El potasio, por ejemplo, es imprescidinble para tartar la hipertensión arterial.

Resumiendo, podríamos decir que es el fruto medicinal por excelencia ya que actúa como curativo en gran cantidad de enfermedades. En cualquier parte del organismo donde se encuentren las toxinas: sangre, órganos, tejidos… el limón una vez ingerido acude para combatirlas disolviendo sus acumulaciones y expulsarlas.

Al igual que cualquier medicamento su consumo está directamente ligado a las condiciones física de cada persona, puede ser un gran aliado de la salud pero su consumo deberá ser restringido frente a situaciones particularizadas de cada individuo, siendo en esos casos su consumo no indicado.

Está contraindicado en casos de desmineralización, descalcificación, anemia, raquitismo, fragilidad de los huesos, inflamación de las encías, dientes flojos y muy cariados, llagas en la boca y garganta, grietas en la lengua, heridas en la piel, edad avanzada o niños débiles, insomnio, acidosis, sensibilidad a los ácidos, estreñimiento crónico, inflamación de la próstata, inflamación de la matriz, vejiga o esófago. También mientras dura el período menstrual y enfermedades de los nervios.

Toda esta información es meramente informativa y divulgativa y en ningún caso puede considerarse como sustituto de un tratamiento médico, prescripción o diagnostico. Para cualquier problema acuda a su médico.

Compartir