mas

Cura de savia y limón

13.02.14

Ahora que ya vislumbramos la inminente llegada de la primavera y la posterior del verano se vuelven a poner de moda la dietas.

En esta ocasión nos hacemos eco de una dieta utilizada por multitud de personas en todos los países: ‘Cura de savia y limón’.

Se recomienda hacer durante siete o diez días esta cura, que se puede repetir un par de veces al año, siempre bajo supervisión médica.

Los primeros tres días del proceso nuestro cuerpo se va a alimentar de las reservas acumuladas en él como el glucógeno que es fácilmente digerible, por lo que la cura debería de durar más de tres días. A partir del cuarto día es cuando vamos a empezar a eliminar toxinas y grasas de reserva almacenadas en distintas partes del cuerpo.

En este proceso no se siente hambre, solamente cuando los depósitos de grasas están agotados es cuando el hambre vuelve e indica que es tiempo de volver a comer.

Otro indicador del progreso de la cura es la lengua. Durante la desintoxicación la lengua se cubre con una capa blanca o amarillenta, cuando esta se vuelve de color rosa y limpia significa que el proceso de purificación ha concluido.

Otras consecuencias de la desintoxicación son la orina más oscura y con un olor penetrante, mal aliento así como un mal sabor de boca. Todo esto va desapareciendo según va aumentando el éxito de la cura.

Para que la la cura sea llevadera es aconsejable tomar infusiones, sobre todo de menta, que favorece el proceso de purificación y neutraliza el mal sabor de boca y posible mal aliento.

Preparación

Para un vaso de la cura son necesarios:

  • El zumo de 1/2 limón fresco recién exprimido
  • 2 Cucharadas de sirope de savia
  • Una pizca de cayena picante en polvo
  • ¼ Litro de agua mineral fría o tibia, pero no caliente

Para un día completo de la cura son necesarios:

  • 2 Litros de agua mineral fría o tibia, pero no caliente
  • 16 Cucharadas soperas de sirope de savia
  • El zumo de 3 limones frescos recién exprimidos
  • ¼ de cucharadita de cayena picante en polvo

La transición de la cura de savia y zumo de limón a una alimentación normal es casi lo más importante del método. La tentación por comer después de un ayuno es grande pero el aparato digestivo se ha tomado un descanso y es necesario que se acostumbre poco a poco al régimen habitual por lo que debemos controlar el exceso el cambio de dieta.

Durante los próximos días iremos incorporando poco a poco los alimentos comenzando con caldos de verduras, arroz integral o cereales integrales. Es importante tener en cuenta que no debemos comer carne, pescado, huevo, pan, café, bollos, dulces o leche animal durante la primera semana siguiente a la cura.

Hay que recordar que la intención de hacer la ‘cura de savia y limón’ debe ser limpiar al organismo de toxinas que vamos acumulando, por lo que cuanto mejor sea nuestra alimentación menor será la intoxicación que nos genere.

Toda esta información es meramente informativa y divulgativa y en ningún caso puede considerarse como sustituto de un tratamiento médico, prescripción o diagnostico. Para cualquier problema, enfermedad acuda a su médico.

Compartir